martes, 21 de agosto de 2007

De la ira a la pira.

Tormento, cruel y doloroso tormento,
la avaricia del clueco ser humano
que al que trabaja picadillo hace
esforzandose en no levantarse temprano.
El dinero como fin, solo reafirma nuestro ego
ser el mejor, tener mas que los demas,
¿porqué? vana gloria, desaprensiva.
Porque vivimos en la pesadilla del hombre americano,
que es jugar al juego del autoengaño.
Llamanos a esto sociedad,
un mundo lleno de seres asociales que se confiesan ante los espejos
que solo piensan en robar hasta las ansias a otros.
Esos otros si los que podriamos vivir
esos otros con los que compartir
donde quedo convivir.
Cienes y cienes de horas encerrado en mí
vanagloriandome ¿que vida es esa?
esa vida de fantasma de tu esposa, de amigo de los muertos
del mas visto de los tuertos.
Nadie es perfecto , la perfección no existe,
solo nos queda luchar
por mejorar, por compartir, por soñar
por vivir respentando en el amar.
Sin tu voz no soy nada,
con tu voz lo soy todo
dejemonos de costillares de oro
cooperemos todos.
No soy mas que vosotros, soy una parte imprescindible de ese todo.
Adrián Ruiz Ibáñez. El aprendiz de poeta.

No hay comentarios: