domingo, 5 de agosto de 2007

Texto G8 Corriente

Intervención de Marco Rizzardini en el acto contra el G8 en Lavapiés, Madrid.

“Nuestro objetivo con el ALCA es garantizar a las empresas norteamericanas el control del territorio que va del Polo Ártico hasta el Ántartide; libre acceso sin ningún obstaculo o dificultad para nuestros productos, servicios, tecnología y capital en todo el hemisferio”. Año 2000, General Colin Powell, en aquel entonces Secretario de Estado de EE.UU. De esto va la cosa…


“No hay alternativas”, este principio inspirado por la ex lady de hierro Margaret Tatcher es lo que ha inspirado a los más belicosos partidario de la globalización ultraliberal. El derrumbamiento del Muro de Berlin y la disolución de la Unión Soviética enfrascada en una loca carrera hacia la via criminal al capitalismo, parecían permitir que el proceso de la llamada globalización pudiese dar un fuerte acelerón y el mitico “mercado mundial”estar al alcance de las manos, de “sus” manos.

La afirmación del pensamiento único, del mito de la liberalización y del crecimiento cuantitativo ilimitado, de la utopia de la abolición de ciclo económico; en sintesis, la universalización del paradigma dominante de desarrollo según el cual los derechos fundamentales de los seres vivientes y del medio ambiente tienen que considerarse como obstaculos y no como principios fundantes de la economía y de las finanzas, han podido, en estos años, alimentar un falso dogma, el de la ineluctabilidad de la globalización.

En todos los lados, el la derecha y en nuestra maltrecha y cooptada izquierda, se oyó decir que la globalización era un hecho, un evento ineludible e inmodificable. Con una concepción determinista y cuando menos fatalista de la historia, se constataba “el fin de la historia” y, por ende de la política[1]. Con todo, es indudable que la disolución de la eficacia y de la centralidad de la política y del actuar político son elementos caracterizantes de la era post-moderna. Sin embargo, y esto lo recojeré más tarde, es exactamente desde la reapropriación, reafirmación de la política , con la P mayuscula, que necesariamente deberá de pasar la elaboración de una alternativa, de las alternativas. Recuperar la políticaes recuperar la iniciativa, imponer conflicto, arriesgarse. Para ser sujetos sociales, “protagonistas”, hay que “hacer” y el onanismo circular, depresivo o autosatisfecho, no sirve para nada.

Derrumbemos, pues, los falsos mitos: el aspecto de la globalización más controverdtido y devastador, es decir el intento de exportar a todo el planeta la doctrina del llamado “Consenso de Washington”, no ha sido un fenomeno natural, sino el resultado de elecciones políticas y económicas bien claras y caracterizadas que han hallado su primera aplicación en las prioridades programáticas y en el actuación de las tres instituciones que tienen en sus manos las rendas de la economía y de la finanzas global: las instituciones de Bretton Woods: Banco Mundial, Fondo MonetarioInternacional y GATT-Organización Mundial de Comercio.

“Consenso de Washington”, recordaré por si acaso, que ha significado más de 15 años de políticas de privatizaciónes, de ajustes estructurales, de desregulación, de apertura financiera y comercial, de transnacionalización de las economías, de expansión de los espacios financieros especulativos, de desmantelamientode las políticas sociales y de, donde existía, drastica redución del Estado de bienestar.

Como no es este ni el lugar ni el momento de demasiadas profundizaciones analíticas, plantearé de forma esquemática algunas tesis.

1ª Hoy por hoy la expansión globalizada del capitalismo produce polarización e incremento de las injusticias y del desigualdades, con auténticos desastres sociales ecologicos y geopolíticos. Hay están los datos y los informes del PNUD, de la FAO, de UNICEF, del mismo BM para certificarlo.

2ª El proceso de globalización está inscrito en un marco de violentisimas luchas para la supervivencia de las empresas transnacionales a partir de una creciente polarización en bloques económicos y en un contexto geopolítico caracterizado por el imponerse de Estados Unidos como única superpotencia militar. Globalización capitalista significa entonces: competencia creciente entre grandes corporaciones por el mercado existente, lo que implica un aumento relativo de los costes de de transacción frente a los costos de producción. La exacerbada aceleración de la concentración empresarial y de las fusiones acontece primero en el interior de las fronteras nacionales para alcanzar un ventaja comparativa en las fusiones internacionales. En este sentido, la importancia creciente de esas fusiones internacionales en un bloque económico (Unión Europea), trae consigo la constitución de otros bloques hemisfericos o regionales(NAFTA; ALCA; MERCOSUR ASEAN…)

3ª Lo anterior lleva a la aparición, tras la retórica del aumento de la competitividad, de oligopolios globales y a una confrontación económica entre las 3 o 4 grandes potencias económicas en lugar de fomentar el crecimiento económico. La búsqueda del máximo beneficio de las transnacionales conduce pues al estancamiento económico a escala global, en donde también la privatización de las empresas anteriormente estatales contribuye sólo a la concentración de la riqueza existente en vez de permitir que se vuelquen energías y recursos al crecimiento y al desarrollo sostenible.

4ª Estos procesos han ido conformando una fase historico- económica cuyos actores principales son:
a) una oligarquia financiera-especulativa internacional que aparece como fuerza social dominante, mayoritariamente blanca, de origen europeo, siendo una capa social, una casta, altamente dinámica en su ser parasitaria visto que realiza su actividad económica de forma esencialmente especulativa, absolutamente conciente de sus intereses y despiadadamente desprovista de “complejos”[2]
b) las grandes empresas transnacionales;
c) los países más poderosos. Se trata del G8, las antiguas potencias colonialistas europeas, Estados Unidos (sobre todos), Japón, Rusia (cada vez menos) y, los paises llamados emergentes: China, India y Brasil.

5ª quien manda, quien gana y “corta el bacalao” en esta fase despiadada del capitalismo se ha evidenciado claramente en las dos últimas decadas. Veamoslo siguiendo cuatro ejes estructurales principales.
a) están los que pueden ejercer poder real sobre los demás estados y dentro de las fronteras del propio. Es decir: pueden garantizar “seguridad” o amenazarla o incluso impedirla. EE.UU., algunos grandes países de Europa, Japón (el G7, 13% de la humanidad), en parte Rusia (con lo que completamos el famoso G8) y China. Los marines, las bombas nucleares, los portaviones, la OTAN etc. son sus argumentos más convincente en última instancia. El fracaso anunciado de la Cumbre de Heiligendamm de estos días, nos dice también que el G8 como centro de control político de las estructuras económicas globales ya no funciona. Las montañas siguen pariendo el ratoncito.
b) Los que pueden, están en condiciones de ofrecer o retirar credito e inversiones. Manipular el valor de sus monedas, alterar los tipos de cambio. Estas operaciones las llevan adelante la oligarquias financieras internacionales con sus grandes bancos de inversíon, las grandes fondos de capital de alto riesgo, los bancos centrales de EE.UU, Europa, Japón y las Instituciones Financieras Internacionales BM, FMI (y los diferentes bancos regionales). En lo que más concretamente se refiere al BM y a las demás IFI, es interesante notar como las grandes potencias económicas, digamos los países de la OCDE, son las que imponen sus reglas y sus políticas, mientras todos los demás países, los del Sur, son los que las tienen que soportar. Obligan a los demás, a los más pobres, a hacer lo que ellos no hacen (el ejemplo más claro es el de la Agricultura). Su papel se ha ido progresivamente pervertiendo desde su misión fundacional, llegando a financiar cada vez más los planes de ajuste estructural (en el año 1999 casi el 65 por ciento del total de los prestamos), concediendo prestamos de apoyo a las políticas de privatización y de garantia para los inversores privados, creando así, en lugar que “desarrollo”, un ambiente favorable para las inversiones de las transnacionales y siendo, de hecho, los “cobradores del frac”de la deuda externa. Todo esto marcando conjuntamente con el FMI las estrategias nacionales y regionales de los paises de Africa, América Latina y Asia, practicando todo tipo de ingerencia para garantizar la valorización de capital desde una perspectiva mundial y legitimando el conjunto del modelo económico-político-social dominado por el Centro. Ambas instituciones han llevado a cabo además un machaque ideológico inmenso, trufado de mesianismo y de promesas nunca cumplidas de paraiso futuro. Unos planteamientos fundamentalistas con unos discursos cerrados, basados en una lógica circular y autorreferencial[3].
c) Tercer eje es la estructura productiva y distributiva, la que conforma el comercio mundial de bienes y e servicios. Aquí es donde se ejerce el poder sobre lo que se puede producir; donde y por quien será producido; en que terminos y en que condiciones, con que costes de materias primas y trabajo. El sujeto dominante, el actor principal, son las grandes empresas multinacionales y las transnacionales, su agencia: la OMC. Desde la Conferencia de Singapur en 1996, luego en Seattle y después en Doha, es incapaz de alcanzar cualquier acuerdo en lo referido a la reglamentación de la Inversión Directa en Extranjero (IDE), las políticas de “libres competencia”,las facilidades comerciales, el acceso a las contratas publicas y los GATS (privatización de los servicios publicos).
d) Ultimo eje, y no por esto menos importante, es el referido a la capacidad de controlar el acceso al conocimiento y a la información y también de definir su naturaleza. Se trata de los monopolios informativos, en proceso acelerado de fusión y concentración, dotados de un poder inmenso a la hora de imponer el modelo consumista-publicitario propagandistico vigente y la simulación “democrática” filo-occidental. Es un ámbito de gigantescos negocios en el que los monopolios consiguen el control casi total de los mensajes emitidos.(Prensa, televisiones, grandes grupos telefónicos e informáticos, productoras cinematograficas, editoriales, satélites…). En este campo probablemente la brecha Norte Sur sea más gigantesca aún que en los demás sectores económicos y sociales.

6ª Los extensos y vertiginosos movimientos del capital financiero, las deslocalizaciones productivas, la busqueda exasperada de nuevos mercados, la brutalidad militarista de un Centro capitalista en crisis, además de desestructurar sociedades en el Norte, han vuelto a escribir la geografía del planeta, replasmando economías, poderes y soberanías. Sin embargo, ni siquiera los ajustes impuestos a un Sur ya desangrados por siglos de colonialismo, por la Deuda externa y por el Intercambio Desigual, o el cientifico y criminal desmantelamiento de la capacidad productiva de loa antiguos países del Este de Europa, ha servido para garantizar la perdurabilidad de su modelo, el ansiado balón de oxigeno que permita exorcizar para siempre el cierre de ciclo y la recesión. Son insaciables, para ellos todo vale, pero están abocados al fracaso[4]: fracasó la reunión del G8; fracasaron en Seattle; fracasaron en Doha con la OMC; fracasaron en Praga, en Genova; fracasarán en Iraq. Argentina se ha librado del FMI y del BM, Bolivia y Venezuela también, China, India y Brasil crecen justo porque nunca han aplicado sus recetas. También, mal que le pese, Cuba sigue liderando en los indices de protección social de su continente.

7ª La guerra es la consecuencia lógica de esta situación para la potencia militarmente hegemónica y economicamente en crisis relativa. Según Robert Kaplan, analista de pro estadounidense-israelí, “el momento imperial norteamericano no durará mucho más de dos décadas.(…) Asia prepara su resurgimiento”. Desde la última invasión de Iraq, si os fijais, se acabó el cuento bonito de la gloriosa globalización. Ahora valen las relaciones de fuerzas puras y duras. Ellos lo saben: llevan decadas ensayando lo que J. O`Connor denominó “War Fare State”, EE.UU. canaliza la mayor parte de sus inversiones publicas en el sector militar (y a subvencionar su insostenible agricultura). El gasto militar norteamericano es superior de por si sólo al de todos los demás países del mundo, el de la OTAN alcanza el 70% del gasto total. Hoy día, frente a los desastres derivados de la imposición practica de las recetas neoliberales, el capitalismo muestra evidentes pulsiones neoautoritarias también en su Centro. Sabe que los niveles de destrucción y desestructuración social causados producirán malestar y conflictos crecientes. Los grandes movimientos de población, las emigraciones masivas son también un aspecto de esto. Estos días nos demuestran que ningún G8, ninguna CIA, ningún Robocop alemán o italiano podra “controlarlos”en un marco todavia compatible con la democracia o la paz.

8ª Los movimientos económico, apoyados por la subordinación de la política y el accionar de los medios de comunicación masiva, han fomentado la transformación acelerada y definitiva de los espacios naturales y sociales en espacios mercantiles.
En una fase tan caracterizada por la subsunción real al capital, donde se lleva a cabo la colonización y la saturación de todos los intersticios de la vida social, el mercado parece adquirir la hegemonía incluso sobre la distribución de tiempo social, sobre las experiencias intersubjetivas, sobre la vida cotidiana. Sin embargo más allá de sus declaraciones y sus llamamientos retóricos, el sistema social capitalista ha ido progresivamente debilitando la integración social de los sujetos, proponiendo como sucedáneo tan sólo identidades e integraciones sistémicas mass/mediadas o publicitarias. El problema de la vinculación social y de la socialización estable, no lo tiene realmente resuelto, sólo se enmascara, se desplaza amplificándolo, causando, eso sí, que se haya hecho novedoso y mucho más dificil plantearlo de manera colectiva y radical. Existe la adicción consumista, se impone la inseguridad y el miedo, sin embargo, probablemente, el talón de Aquiles de este tardocapitalismo está en su latente crisis de legitimación, en su ausencia de motivaciones, en su radical falta de perspectiva y de proyecto, hecho este que hace al mismo tiempo necesaria (fijaros en su obsesión por las encuestas…) y altamente aleatoria la “lealtad de masas” hacia su poder. Lo hemos visto en Seattle, lo hemos visto en España con el movimiento contra la guerra y el 13 de marzocon las mentiras sobre las bombas en los trenes: la debilidad de las fidelidades, de las vinculaciones, es la grieta a través de la cual, en época de convulsiones, unas organizaciones sociales a la altura de la situación, deberían saber introducir propuestas organizativas autonomas, y liberar inteligencia social alternativa a la subordinación ideológica a los mecanismos de explotación, marginación y de desarrollo/subdesarrollo que no saben justificarse si no es previniendo y engullendo todo elemento de desestabilización, si no es presentando circularmente como fin colectivo su propia autoconservación.

COMPAÑERAS, COMPAÑEROS, OTRO MUNDO ES POSIBLE , pero unicamente si asumimos que es posible transformar radicalmente lo existente, si podemos volver a pensar el conflicto y la rebelión. Unicamente si seremos capaces de volver a identificar la figura y la consistencia de los sectores lesionados en las diferentes fronteras en las que se situa hoy la acumulación del capital. Unicamente si la POLÍTICA, la de verdad, vuelve a restablecer su primacía, y con la condición de que se reconozcan con claridad intereses comunes, se establezcan complicidades de mil idiomas y de que la organización, el contrapoder, la voluntad colectiva vuelvan a gobernar sobre los cascotes de la metrópoli. En la Periferia, en el Sur, millones de seres humanos llevan decadas jugándosela.



Madrid, 8 de junio de 2007

[1] Evidentemente, lo que culmina la negación de la política es la eclosión del discurso identitario- tanto “occidental” como “antioccidental”-que, desembarazado de cualquier resquicio de discurso critico, dejó la vía abierta a la globalización neoliberal.
[2] “Sin complejos” era también J.M. Aznar, premiado con el consejo de administración de New Corporation de R. Murdoch y ahora ascendido a asesor del fondo británico de capital de riesgo Centaurus Capital. En general, se impone el modelo de “puertas giratorias” y de gente “sin complejos” entre responsables de la administración publica y grandes empres privada: Robert Zoellick, la nueva propuesta de EE.UU. para presidir el BM, primero fue diplomático, luego asesor de Goldman Sachs, miembro del lobby israelí…, Dick.Cheney, jerifalte de la compañía Halliburton y luego vicepresidente de EE.UU., etc...;
[3] Encubriendo de forma pseudocientifica el saqueo neoimperialista y retrotrayendonos al siglo XVIII con su caricaturización de las sugerencias de A.Smith y de Mendiville sobre “la mano invisible del mercado” y la prosperidad social como fruto de “los vicios privados”.

[4] Aunque, evidentemente, lo que no pueden hacer entrar por la puerta (formalmente) nos lo intentarán meter por la ventana.

Este texto no es mio evidentemente es de un compañero que comparte mi lucha y estoy encantado de poder añadirlo a mi blog espero que no le importe.

No hay comentarios: