viernes, 18 de julio de 2008

Tu eras el último burócrata.

Tu eras el último burócrata, yo te odiaba y tu también me odiabas.
Con becas me pretendias comprar, pero a mi no me conseguiste engañar.
Lacra, lacra de esta sociedad, en un sobre lacrado te voy a quemar.
Llegaras muy lejos, espero que tan lejos que nadie te pueda hablar,
tu vida tu vida, se va acabar, tu muerte, tu muerte te la avisaran con un burofax.

1 comentario:

S.Christian Orgaz Alonso dijo...

Solo son estrategías...no hay que confundir estrategia con táctica y en cualquier caso, cuidado con la moral revolucionaria, pues pese a revolucionaria es moral. Es deci, en cuanto que moral, ligazón del corazón y la mente en base a unos axiomas considerados únicos, infalibles y verdaderos...
No imponer un solo juicio, no desear, no odiar, puede ser un buen camino...pero al final solo es mora, legitimación del gusto.
Buen trabajo, un abrazo.