viernes, 13 de noviembre de 2009

El amor revolucionario.

Te apetece, rozar la luna,
entre las sabanas de tu cama,
te apetece, que vayamos de viaje al sol
que dejemos de volar por este universo de mentiras
y lleguemos a vivir tierna y enloquecidamente en un mar de dudas.

Te apetece que nos emborrachemos de la verdadera luz de lo romántico,
del romanticismo del verano del amor, al amor armado,
del romanticismo del que lucha por lo que va más allá de el mismo,
del verano en el que la responsabilidad de dejar un mundo mejor, se lleve a cabo.

Dejando un mundo cualitativamente mejor, en el futuro,
un mundo en el que la sociedad reparta la riqueza,
un mundo donde todos decidamos que hacemos,
un mundo donde nuestros deseos sean dirigidos por nosotros mismos.
¿Qué nos ponemos a montarlo?

No hay comentarios: