miércoles, 23 de septiembre de 2009

Sabinada

Uno que desprecia,
otro que se amarga,
el primero que no rie,
el ingenuo cantautor
que solloza mientras canta,
la frívola cantante
que torea a la canción,
el astuto pintor
que dibuja fotogramas,
todos ellos peces de ciudad,
atraidos por la dulce sombra,
de un muro infranqueable,
alicatan hasta el amanecer,
de hormigon, sus almas.

No hay comentarios: