martes, 1 de diciembre de 2009

Táctica y estrategia.

Táctica y estrategia.
Mi táctica es
recibirte con los brazos abiertos
desconocer la figura de tu ausencia
aprender a quererte, queriendo al mundo.

Mi táctica es desconsolarte
para luego consolarte,
encallar un barco en el cielo
para pasar la semana amarrado a tu cintura,
y pasar los días, subido a las nubes oleadas de tu locura.

Mi táctica es
volcar los susurros que me debo,
sobre tus bonitas trompetillas,
sobre tu oído templado, dulce, acogedor,
para recibir las palabras más irónicas.

Mi táctica es ser humilde
bajar las cosas a la tierra
para subirlas hasta el cielo
tomar el cielo por asalto,
para ponerlo a tus pies
para ponerle tu nombre a todas las nubes,

para cotejarlas con todas tus sonrisas,
para iluminarlas con la luz de tus ojos.

Mi estrategia es
en cambio
bien distinta y muy
imperfecta.

Mi estrategia es,
que algún día,
sin saber porque
nuestras bocas se junten
por una fuerza magnética que una nuestros labios.

Adrián Ruiz Ibáñez en homenaje a Mario Benedetti.

No hay comentarios: